Una minoría de cuestionadores seriales

Minorias

Si llegaron hasta acá debo hacerles una advertencia antes que avance nuestro vínculo. Este blog no es para todo el mundo. De hecho, es altamente probable que no sea para la mayoría de las personas. Podría haberme puesto a escribir artículos de negocios que fueran bien populares y con temáticas de interés para vastos grupos de personas, pero me estaría traicionando a mi misma. Prefiero escribir sobre lo que de verdad me motiva: cambiar las reglas del mundo del trabajo y generar un impacto positivo en la sociedad.
Entonces, ¿para quién está pensado este espacio? Para todos aquellos que hasta hoy hicieron todo al pie de la letra, siguieron todas las normas, y cumplieron con todo lo que se esperaba de ellos, pero aún así están más desmotivados que nunca. Es un espacio para los que están hartos de tener una vida o trabajo “estándar” y sospechan que hay algo más motivante que obedecer reglas arbitrarias escritas por alguien más. Es un lugar dedicado a los que están dispuestos a cuestionar(se) el orden establecido sobre lo que es correcto, lo que está bien y lo que deberíamos hacer para “ser exitosos”. Es un intento de rebeldía comunitaria y, al mismo tiempo, una invitación para decidir por nosotros mismos qué es lo mejor para nuestra vida, nuestras relaciones, y nuestro trabajo.

Y si… me imagino lo que algunos de ustedes estarán pensando en este instante… ¿es necesario semejante cruzada? Salir a cuestionarlo todo puede poner en peligro lo que conseguimos hasta acá, puede alejarnos de algunas personas y trabajos, puede hacernos parecer demasiado rebeldes delante de jefes y colegas, incluso puede hacer que nuestra salud mental se ponga en duda… Aún así estoy convencida que vale la pena. Obedecer las reglas y “encajar” nos dará más seguridad, una mayor aceptación, baja probabilidad de equivocarnos, y cierta garantía de tranquilidad y estabilidad… pero ¿dónde está lo divertido de ser igual que todos los demás y hacer lo que nos dicen?

Si se quedan por acá, leyendo algunas de las ideas que tengo para romper las reglas y cambiar el mundo del trabajo, sepan que seremos un grupo minoritario. Aún así, si realmente lo deseamos y estamos dispuestos a hacer algunos cambios en nuestras vidas, estoy segura que entre todos podríamos cambiar el mundo. Las ideas colectivas son la base sobre la cuales se estructuran los cambios y las transformaciones sociales. Víctor Hugo dijo alguna vez… “podemos resistir la invasión de un ejercito, pero no podremos resistir la invasión de las ideas”. ¡Allá vamos!. Pocos pero entusiasmados.

Si quieren enterarse de las nuevas ideas que vaya subiendo para romper reglas pueden suscribirse a la newsletter semanal haciendo click aquí. Si prefieren contribuir con sus propias ideas o comentarme en qué están pensando escríbanme por acá. ¡Gracias anticipadas acompañarme en esta cruzada!

No Comments

Post A Comment